El Coronavirus acelera la desaparición de los salones del automóvil

El Coronavirus acelera la desaparición de los salones del automóvil
Stand de Hyundai en el Salón del Automóvil de París 2028Hyundai

Casi con toda seguridad, no asistiremos a ningún salón del automóvil durante 2020, debido a la gran pandemia del coronavirus que afecta a todo el mundo. Pero el futuro de estos eventos del automóvil está muy lejos de ser halagüeño, más bien todo lo contrario, ya que cada vez más fabricantes declinan su asistencia.

Es una época sin precedentes la que estamos viviendo en los últimos meses, que ni siquiera padres o abuelos han llegado a vivir, porque hay que remontarse muy lejos en el tiempo para una crisis similar. Incluso, en el panorama del automóvil, el Coronavirus ha acelerado un proceso que se veía algo más lejos en el tiempo, la caída de los salones del automóvil.

No es algo pasajero lo que viene ocurriendo desde hace unos años, que cada vez cuentan con menos asistentes. El Salón de Ginebra, uno de los más importantes del año en Europa, habría tenido 15 fabricantes menos en los expositores comparado con 2019, muy destacadas ausencias que se suman a las que años anteriores declinaron la invitación apostando por los eventos en Internet.

Vista general del recinto de Palexpo, que acoge el Salón del Automóvil de Ginebra

De hecho, la «mágica» recuperación de las marcas tras la cancelación de la gran cita suiza, replanteándose rápidamente con presentaciones en directo de las novedades es una clave muy importante; especialmente, porque da una idea del potencial con el que trabajan para no generar desplazamientos ni gastos desmesurados. Unas circunstancias que harán caer estos eventos del motor más pronto de lo que parece.

Ginebra 2021 está muy en el aire, y los fabricantes han pedido pensar en 2022 viendo el panorama actual. Múnich celebrará su primera edición con un planteamiento completamente nuevo, pero grandes fabricantes no estarán porque han dado la espalda directamente a este formato, y no se sabe si alguno más decidirá acudir o no; quizás las poderosas alemanas sí, a pesar de que acudir al Salón de Frankfurt les costaba unos 50 millones de Euros por dos semanas en exposición.

Los salones de Estados Unidos no están en mejor situación. Detroit fue el primero en caer y el de Nueva York también ha ido perdiendo asistentes año tras año, y el de Los Ángeles tiene más que complicado que se celebre. Solo China puede sacar la cabeza, con tres destacadas ferias, Pekín, Shanghai y Guangzhou. Las dos primeras celebrándose en primavera alternativamente y la tercera, con cada vez más presencia, antes de finales de año. Y quién sabe, si las únicas del año en el mundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *